Vino blanco Atlantis Godello

14,85

Que en España se están haciendo muy buenos vinos blancos es algo que ya no sorprende a nadie, Atlantis Godello lo demuestra una vez más.

La Godello es una variedad de uva con mucho carácter. Ésta nace en vides con más de 25 años, plantadas en un terreno exigente, y con una climatología muy particular. El resultado solo puede ser un vino blanco muy peculiar que te cautivará desde el primer momento. Atlantis godello es un blanco intenso, muy aromático, sabroso y con esa acidez característica de los vinos gallegos.

Completa tu compra con Atlantis albariño y disfruta en tu casa de lo mejor de Galicia.

Descripción

¿Quieres conocer más sobre este vino blanco Atlantis godello? te cuento:

  • Este godello es un vino blanco que pertenece al proyecto Atlantis, que Vintae elabora en la zona Atlántica. Está producido en la DO Valdeorras, en la provincia de Orense (Galicia). Las cepas de uva godello están plantadas en vaso en suelos de granito y pizarra, y tienen más de 25 años. El viñedo se encuentra a una altura de aproximadamente 500 metros sobre el nivel del mar. Todas estas características que aporta la climatología y el terreno, junto a las cualidades originarias de esta variedad, crean un vino muy peculiar.
  • La elaboración de este vino es muy sencilla. Para extraer lo mejor de la fruta se hace un prensado muy suave, con una prensa neumática. Una vez extraído el mosto, fermenta en acero inoxidable con la temperatura controlada en todo momento por debajo de los 18 grados. Para terminar la elaboración de este vino blanco, tiene una crianza de 4 meses en barricas de 500 litros, fabricadas de roble francés y europeo. Estas barricas son de mayor capacidad que las más comunes, de este modo se consigue que la madera aporte matices de crianza y por otro lado, que el vino pierda las características iniciales de la uva.
  • En nariz mantiene mucha fruta, aromas a pera y manzana, y su acidez le da un ligero punto cítrico, incluso algo de piña. De forma muy sutil, se aprecia su paso por madera, que le aporta un suave toque a frutos secos. En boca confirma todo lo que te contaba en la nariz, un vino con cuerpo, de sabor intenso pero muy equilibrado, afrutado pero con esa complejidad que le aporta la barrica.

Un vino blanco para tomar con calma, disfrutar de el durante toda la comida, y prolongar la sobremesa.