Vino tinto Gomez de Segura Crianza Magnum (150 cl)

14,00

¿Eres de los que te gusta acertar sin arriesgar? Apuesta por un clásico, un Rioja, un crianza, Gómez de Segura.

Un tinto elaborado con la uva más típica de España, la tempranillo, en la zona más conocida del país, Rioja, por una bodega familiar con tres generaciones a sus espaldas. La familia cuida la viña, de su propiedad, y la familia elabora el vino. Un vino auténtico, de pueblo, con cuerpo, con personalidad, un valor seguro en tu bodega.

Solo quedan 12 disponibles

Descripción

Te cuento más cosas sobre este vino tinto de Rioja Gomez de Segura Crianza:

  • Este vino tinto es un crianza elaborado en Rioja alavesa por Gomez de Segura. Se trata de una bodega familiar situada en Laguardia, con más de 70 años de historia. Es un tinto monovarietal de uva tempranillo, que procede de cepas de 40 años plantadas en vaso, la forma tradicional de plantación en esta zona. Para elaborarlo usan solo uva procedente de viñedo de su propiedad. Esto repercute directamente en la calidad de la uva, ya que trabajan el terreno de forma natural, sin usar elementos agresivos con el entorno.
  • El mosto fermenta en depósitos de acero inoxidable a temperatura controlada. La fermentación se prolonga dura unos 10 días, y tras la fermentación se le hacen remontados diarios durante aproximadamente una semana más. Gracias a estos remontados extraen el máximo de aromas y color posible de la uva. Después de hacer la fermentación maloláctica, pasa a su crianza en madera, en barricas de roble americano y francés. En estas barricas pasará 12 meses, y es embotellado para terminar de afinarse en botella.
  • El resultado es un vino de los de toda la vida, con cuerpo, sabroso, intenso. Con mucha fruta madura en nariz a pesar de su tiempo en barrica, que también le aporta claramente su sello, aromas tostados y vainilla. En boca es un tinto denso, y contundente, y a pesar de eso resulta muy fácil y agradable de beber.

Un vino para disfrutarlo con calma, acompañándolo de una buena comida, y ¿por qué no?, tomarse otra copa tranquilamente en la sobremesa.