Vino tinto Matsu El Viejo

40,50

Las cosas bien hechas requieren su tiempo. El viejo es el más veterano de los Matsu, y ha visto pasar el tiempo mejorando a cada momento.

Viñas centenarias, la sabiduría de los hombres que cuidan la tierra con mimo, el saber hacer acumulado por quien transforma la fruta en vino. Toda la experiencia de una tierra que lleva toda la vida dedicada al vino. El resultado solo podía ser una joya.

Un vino hecho por el tiempo, para dedicarle tiempo.

Descubre como evoluciona un vino en Toro a través de las tres generaciones de Matsu. Cómpralo junto con El pícaro y El recio.

Solo quedan 5 disponibles

Descripción

Algunos datos mas sobre el vino tinto de Toro Matsu el viejo:

  • El viejo es el vino tinto mas veterano de la trilogía de Matsu, el proyecto de Vintae en la zona de Toro. Este monovarietal está elaborado 100% con uvas de la variedad autóctona tinta de toro. Para este vino se usa solo la uva del mejor viñedo, con más de 100 años, y una producción muy limitada. El resultado es una uva de una calidad excepcional.
  • El vino fermenta y macera a temperatura controlada en grandes depósitos de 15000 Kg. Este proceso se prolonga durante 3 semanas. Después el vino pasa a barricas nuevas de roble francés, donde tiene una crianza de 16 meses. Por último, este tinto se embotella solo con una clarificación muy suave, sin filtrar. De esta forma el vino mantiene todas sus cualidades intactas y el resultado final es espectacular.
  • Un vino donde se nota toda la experiencia acumulada por una tierra con mucha tradición vinícola. Es un tinto muy complejo, con el que disfrutarás cada segundo, ya que en cada sorbo descubrirás sensaciones nuevas. El aroma de la fruta madura todavía presente gracias a una uva excepcional, (ciruelas, moras,…), se conjunta perfectamente con la elegancia de los aromas aportados por su estancia en madera, (tostados, especias, algo de ahumados,…), una infinidad de aromas perfectamente ensamblados. En boca es impresionante, te inunda de sensaciones rápidamente. Mucho cuerpo, un vino que casi da la sensación de tener que masticarlo. Pero está tan equilibrado que a pesar de esa corpulencia, no es un vino pesado.

Un vino para disfrutar tranquilamente, sin prisa, sentir el momento e intentar que dure lo más posible. Selecciona muy bien con quien tomartelo, es un privilegio que te agradecerá toda la vida.